Apartamentos Rurales en Valle del Jerte. Este sitio utiliza Cookies. x

El Torno & Valle del Jerte

El Torno es un pueblo serrano situado a 769 m. de altura en la vertiente solana del Valle del Jerte, al norte de la provincia de Cáceres. De origen medieval, tradicionalmente fue un núcleo ganadero, si bien hoy en día la base económica es la agricultura, y más en concreto el cultivo del cerezo. La base agrícola se complementa con la explotación de otras especies como el olivo, castaño, frambuesa y multitud de frutales (ciruelos, melocotoneros, naranjos, limoneros, almendros…) así como cultivos de huerta.

De la ancestral dedicación ganadera tenemos constancia por la multitud de chozos de pastores dispersos por la sierra torniega (se conservan alrededor del centenar), la dehesa boyal y las zonas de pasto que actualmente se están roturando para aprovechar con el cultivo del cerezo.

Dentro del pueblo podemos encontrar hermosos ejemplos de arquitectura popular: callejas, solanas, casas tradicionales de granito en ocasiones levantadas directamente sobre “lancheras”, construcciones que utilizan piedra y adobe, fuentes,… rincones que se encuentran por todo el pueblo mezclados con edificios de reciente construcción.

La localidad de El Torno cuenta con ayuntamiento propio y también dispone de tiendas, bares, restaurantes, servicio de correos, consultorio médico, taxi, casa de cultura-biblioteca, sucursal bancaria,… en general todos los servicios necesarios para una estancia de corta o larga duración.

Las fiestas tradicionales torniegas siempre están acompañadas por su folclore, platos y dulces típicos. Así, además de las fiestas patronales del 15 de agosto, Virgen de la Piedad, y del 18 de octubre, San Lucas “el pijotero que nos llena la casa de forasteros”, se celebran especialmente los carnavales, con sus turrillos y patatas ‘escabechás’, la Semana Santa, el momento de las torrijas y la quema de capazos, la celebración de “comerse los santos” el 1 de noviembre tras pedirlos en casa de los familiares y, para finalizar el año, la toma de las uvas en la puerta del Ayuntamiento. Pero sobre todo destaca nuestra exclusiva celebración de las bodas que se sigue manteniendo con la tradicional “Ronda del Roscón”, bailando y cantando el “Arribita arribita” por las calles del pueblo con los recién casados acompañados del roscón.

Otros festejos han sido ya abandonados, caso de la feria de ganado el 1 de agosto y San Sebastián al que los quintos sacaban de procesión para luego pedir por las casas para el santo.

Uno de los principales atractivos del Valle del Jerte es sin duda la famosa fiesta del Cerezo en Flor, que se desarrolla entre finales de marzo y principios de abril, cuando podemos ver las laderas cubiertas por un precioso manto blanco fruto de la floración casi simultánea de miles de cerezos en todos los rincones del valle. Durante la cerecera las tonalidades se vuelven verdosas debido a las hojas que esconden a las cerezas ya maduras y listas para ser recolectadas, periodo que abarca normalmente desde finales de abril a principios de agosto y en el que además podemos observar el laborioso proceso de recogida, selección y envío de las cerezas a las cooperativas del campo para su distribución por todo el territorio nacional. Es además una época para disfrutar del buen tiempo, realizar excursiones y visitas culturales, bañarnos en las gargantas y aguas cristalinas del río Jerte o participar en deportes de aventura.

Ya en otoño el Valle se torna rojizo y quizás sea ahora el momento más adecuado para disfrutar de la variada gastronomía popular, con la degustación de carne de caza, caldereta, migas, embutidos, setas o quesos, y asistir a las abundantes actividades culturales que se desarrollan para todo el público en los meses de noviembre y diciembre, como la otoñada cultural y las jornadas pastoriles. Sin olvidar que constituye una época perfecta para realizar visitas y rutas de senderismo ante el bello espectáculo de color existente desde el fondo del valle hasta la parte alta de las laderas.

Algunos de los lugares de obligada visita, tanto en El Torno como en sus alrededores, son:

  • Rutas de senderismo: El Regajo, La Picotilla,…
  • Práctica de parapente en el paraje de La Calamocha.
  • Parqueaventura Valle del Jerte.
  • Miradores sobre el valle en el casco urbano y en la carretera del pueblo.
  • Iglesia parroquial Virgen de La Piedad.
  • Chozos de la sierra.
  • Arquitectura tradicional de El Torno.
  • La Garganta del Infierno (declarada Reserva Natural), entre Jerte y Cabezuela, y otras gargantas más pequeñas por todo el valle.
  • Mirador del puerto de Tornavacas.
  • Los pueblos del Valle del Jerte.
  • En el valle de Ambroz: Hervás, ciudad romana de Cáparra, despoblado de Granadilla.
  • En el valle de La Vera: Monasterio de Yuste, Garganta la Olla, piscinas de Jaraíz.
  • En la provincia de Cáceres: Trujillo, Parque Nacional de Monfragüe, Cáceres, Plasencia, Sierra de Gata, Las Hurdes,…
  • Escapada a la estación esquí de La Covatilla, en Béjar (Salamanca).

En cualquier época del año en la que visitemos tanto El Torno como en general toda Extremadura y cualquiera que sea el plan que llevemos (familiar, con amigos, romántico, para descansar, de rutas, cultural, gastronómico, etc…) podremos encontrar un bonito paisaje y un interesante paisanaje, de forma que constituye el lugar ideal para disfrutar de una breve escapada de fin de semana o de una estancia de vacaciones.